lunes, 5 de septiembre de 2016

EL AMOR DESORDENADO

Título: El amor desordenado
Título original: El amor desordenado
Autor: Alex Pler
Editorial: Autoedición
Número de páginas: 174


El amor desordenado es ante todo real. Lo es porque como la propia vida, el desorden tiene más importancia de la que creemos; importancia y razón de ser a partes iguales. El autor de esta pequeña joya, Alex Pler, nos presenta una serie de cuentos cortos que surgen disparados como flashes en todas direcciones. Pensamientos que brotan de manera espontánea, pequeñas escenas que se dibujan al instante en nuestra cabeza. Como suelen decir por ahí, "el orden nace del caos". Y pocas cosas hay más caóticas que una persona cuando está enamorada.

Antes de adentrarnos en el contenido del libro, fijémonos en el exterior, pues no se puede sino elogiar la excelente edición de la que hace gala el libro, en un formato muy poco común pero que casa de manera perfecta con su interior: formato pequeño para pequeñas historias, lo diminuto de la intimidad, esos pensamientos que empequeñecen al ser casi secretos descubiertos y confesiones a un lector que se convierte en cómplice de ese desorden que es el amor. A eso también ayuda la increíble portada a cargo de José Soriano, cuya infografía ya se ha convertido en una seña de identidad del propio autor; un guiño más a esa pequeña relación entre lector y escritor, que ya desde la magnífica portada establece ese clima íntimo que nos adentra en ese universo tan particular.

Los cuentos de El amor desordenado son eso, retazos caóticos en su orden pero muy realistas en su contenido. Uno tiene la sensación, al leer cada uno de los cuentos, de hallarse frente a un cuadro creado ahí mismo, en ese preciso momento. Una pieza que forma de una colección que cualquiera podría haber pintado porque lo que ocurre en esos cuadros nos ha sucedido a todos. Sin importar si es uno o una, muchos o muchas, pocos o pocas. El amor desordenado es la propia vida, difícil no sentirse identificado o identificada con él. Tal vez su mejor virtud sea su frescura, sin florituras ni falsos postureos. Porque quien se acerque a este libro ya sabrá que el amor no es como lo pintan en las películas, o en otros libros. Ese amor blanco, puro e imperecedero; el amante y la amada, galán y doncella, el malote y la valiente que lo cambia... todos esos clichés son destrozados en la vida real. Devorados. Las personas no son perfectas y el amor no puede serlo: hay dudas, miedos, errores, fatalidades imprevistas, desengaños... aunque también hay lugar para la felicidad, para esa nostalgia que conforta el corazón, que te reconcilia con las personas; hay lugar para esos encuentros fortuitos que se convierten en bonitas historias para ser contadas. Todas ellas, las historias del libro, están plagadas de matices. No hay verdades ni mentiras absolutas, poseedoras todas ellas no obstante de un punto de mágica serendipia que nos recuerda que al fin y al cabo la vida no es más que una constante improvisación y desafío al que debemos adaptarnos.

Si los cuentos de El amor desordenado se asemejan a cuadros de la propia vida es gracias también a que cada uno de ellos viene acompañado de una ilustración a cargo de Luis Tejeiro, quien con una sutileza asombrosa nos brinda la posibilidad de tener dos cuentos en uno; porque los trazos de esos dibujos sencillos conectan directamente con el texto de diversas maneras. En ocasiones son un apéndice directo del texto, una visualización de las palabras. Pero en otros cuentos la ilustración supone un añadido extra que va más allá de lo escrito, una nueva dimensión que dota el cuento de una mayor profundidad. Pero también, rizando el rizo, hay espacio para los dibujos que son metáforas y algún que otro enigma pictográfico. Un trabajo excelente y que ojalá siga fructificando en el futuro.

Por último debo confesar que, tal vez por ser corto de miras o a causa de una ceguera crítica, no he sido capaz de desentrañar el secreto de los títulos de cada uno de los cuentos. Quizás tenga que ser así, porque el amor muchas veces es incomprensible y hay que aceptarlo tal y como viene. Pero si alguien ha conseguido descifrar el enigma y me abre los ojos en los comentarios le estaré eternamente agradecido, porque pienso que tal vez los títulos, si tienen razón de ser (que casi seguro lo tienen y sólo mi poca vista me la oculta) será otra dimensión más que añadir al libro.

Nada en la vida nos puede preparar ante el caos del amor, que nos puede arrastrar hacia las costas de la más maravillosa de las islas, o tenernos cautivos de un largo naufragio cuyo destino se nos presenta incierto. Pero sin duda El amor desordenado es un generoso salvavidas que flota sin desfallecer en aguas de alta mar

Leedlo y sabréis nadar un poco mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comenta y comparte!