martes, 3 de marzo de 2015

GLADIATOR EL SUPERHOMBRE

Título: GLADIATOR el superhombre
Título original: GLADIATOR
Autor: Philip Wylie
Editorial: Ediciones Jaguar
Núm. páginas: 288

SINOPSIS

"Puedo saltar tan alto como una casa. Coeeer más rápido que una locomotora. Consigo arrancar grandes árboles y apartarlos..."

Escrita en 1930 por Philip Wylie, la novela supuso la simiente para la creación de uno de los iconos de la cultura popular más importantes del siglo XX: Superman.

Un clásico de la literatura fantástica que en Estados Unidos se estudia en las universidades.


Cualquier fan de Superman que se precie debería tener en su biblioteca particular un pequeño hueco entre los centenares de cómics para este libro, clave para la existencia del que hoy es seguramente el superhéroe (con permiso de Spiderman) más conocido del mundo.

Lo primero que destaca cuando uno tiene la novela en las manos, aparte de una portada muy lograda y un tamaño sorprendentemente pequeño (esperaba una novela más extensa) es la cuidada edición de su interior, con páginas blancas y una tipografía muy atractiva a la par que fácil de entender.

Pero centrémonos en la historia sin desvelar demasiado. Cabe decir que es una novela que a pesar de ser ciencia ficción abarca las temáticas más terrenales posibles. El protagonista se sabe diferente a la gente de su alrededor, experimentando desde bien pequeño el rechazo en el colegio y su consiguiente soledad. A medida que crece aquellos sentimientos desembocan en frustración adolescente, mal canalizada en un principio, al mismo tiempo que intenta encontrar su lugar en el mundo. Ya en su etapa adulta comprueba en sus propias carnes la hipocresía de ciertas personas, lo fácil que puede resultar que se aprovechen de uno mismo. Todas estas experiencias las podemos vivir cada uno de nosotros, únicamente la diferencia en este libro radica en el transfondo fantástico de las anécdotas. Superhombres sufriendo problemas de personas normales, una temática a la que más adelante recurrirían la mayoría de los cómics futuros. Así pues en GLADIATOR el superhombre encontraremos una historia minimalista con pequeñas dosis de epicidad que no desvirtuan el resultado en conjunto. El desenlace no dejará a nadie indiferente, sirviendo de reflexión final que a más de uno le parecerá reveladora.

Philp Wylie tiene un estilo muy plano, poco artificioso y fácil de leer. Es una novela corta, no llega a trescientas páginas, y sin embargo pasan muchas cosas. Quizás la novela adolece de una cierta celeridad en el desarrollo de los acontecimientos. Todo pasa demasiado deprisa. De ahí que algunos de los personajes secundarios queden algo desdibujados frente a la personalidad perfectamente marcada del protagonista, cosa que por otra parte es lo más importante. Es más, la clara diferencia de profundidad entre principal y secundarios ayuda a fortalecer al primero. Quién sabe si esa era la intención del autor.

En definitiva, una novela clave de la ciencia ficción de la primera mitad del siglo XX indispensable para todos los adoradores del Hombre de Acero y también para cualquier lector aficionado a la ciencia ficción. Y si no sois ninguna de las dos cosas dadle una oportunidad si surge la ocasión, no os defraudará.


¡¡A más ver, lecturafílicos!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comenta y comparte!